El transporte de pasajeros dejó de ser una simple actividad económica para transformarse en un proceso organizacional, un proceso global de grandes evoluciones de tipo tecnológico considerando la movilidad integral como un asunto indispensable en su función.

La actual sociedad impone a sus habitantes una demanda en la que todos nos vemos inmersos en una relación de interdependencia y retroalimentación. Desde cualquier punto de vista el transporte actual es un tema complicado que no solo busca el beneficio comercial en la ecuación costo-beneficio sino que siempre se busca menor congestión para ahorrar los tiempos de los viajes, la reducción de la accidentalidad y de la contaminación, entre otros.

Los grandes estudiosos y analistas del asunto coinciden en que el transporte como actividad multidisciplinaria es el resultado de la participación de varios agentes con unos papeles específicos y definidos y desarrollados en sitios públicos, en donde para cualquier actividad se hace necesario su desplazamiento.

Siendo el transporte una industria determinante en la construcción, desarrollo y mantenimiento de la economía genera factores de movilización y gestión más especializados en cuanto a sistemas de comunicación y tecnología y el desplazamiento de personas para efectos de transporte y turismo ha generado cambios sustanciales en los modelos operativos.

Diversos factores influyen en el desempeño de las actividades del transporte de pasajeros algunas de las cuales son el crecimiento de la población y del parque automotor, la escasez de vías, inadecuado diseño y mantenimiento generan congestión vehicular y a su vez contaminación atmosférica, siendo los vehículos los principales generadores de polución con cerca de un 60% de responsabilidad.

El desconocimiento de las condiciones del tránsito también influye, así como las empresas prestadoras de servicios de transporte y las regulaciones, leyes y controles oficiales sobre la actividad.

La importancia de las herramientas tecnológicas en el transporte y la utilización de sistemas inteligentes en vehículos tiene importantes resultados para la población. Optimizar el desplazamiento de los vehículos fortalece la infraestructura haciéndola efectiva sin necesidad de hacer más grande su expansión, esto se traduce en un incremento en el nivel de movilidad y de seguridad disminuyendo la accidentalidad, mejorándose el nivel en la calidad de vida y asegurando la humanización de la operación.

La reducción en los desplazamientos es otra de las necesidades apremiantes que se abordan, el liderazgo e implementación tecnológica que se lleva a cabo por medio de los GPS (Global System Position), mapas virtuales y aplicaciones para teléfonos inteligentes o apps para smartphones permiten a los conductores y a las empresas mejorar los aspectos de logística generando nuevas estrategias en gestión y finalmente, brindando información confiable y valiosa tanto para conductores y pasajeros que pueden conocer de antemano el estado de las vías, programar rutas desde punto de inicio y fin, accidentes en el camino, tiempos aproximados de recorrido y congestión de las calles y carreteras que permiten decidir si se programa o no un viaje; también la presencia de agentes de control, señales de tránsito y semáforos que permiten las reducciones en los tiempos de los viajes.

Los sistemas de ordenación de vías y arterias, acciones de corte oficial llevadas a cabo por las autoridades, también contribuyen con el mejoramiento de los tiempos y del tráfico, se han reducido los accidentes y canalizado mejor el rodamiento; asimismo se han aumentado las velocidades en la movilidad con mayor seguridad.

El sector del transporte se ha transformado gracias a la tecnología, por eso es trascendental que se preste atención a estas herramientas tecnológicas que son necesarias de administrar y ejecutar muy bien para poder obtener grandes beneficios en la prestación del servicio:

Nube (Cloud)

Son aceleradores de transformación digital empresarial, funcionan como modelos de pago por uso haciendo que no se deban realizar inversiones constantes y permiten rapidez en la implementación de nuevos servicios. Si bien no está aplicada por todos, la tendencia del entorno es que cada vez más se implemente y así lograr reducir costos y aumentar la flexibilidad y la rapidez.

Con el uso del cloud se puede conocer mejor la demanda y por ende, del mercado. La disponibilidad de herramientas de big data ayudará a descongestionar el tráfico de las ciudades, optimizar el tráfico en las urbes y ofrecer a operadores, conductores y ciudadanos, datos en tiempo real para que puedan tomar rutas alternativas y decisiones acertadas.

En niveles mucho más avanzados estas herramientas permiten adquirir distintas capacidades predictivas basadas en algoritmos o conjuntos de operaciones sistemáticas que permiten hacer cálculos y redirigir en tiempo real el tránsito y los flujos de personas, por ejemplo, cambios en los tiempos de los semáforos en función de los datos aportados por conductores.

Los análisis de uso y de demanda facilitan el desarrollo de los servicios de suministro de información y de planificación a los usuarios que incluso puede ser personalizada, en donde el medio de transporte va hacia el cliente o pasajero y que no sea el mismo quien va hacia el medio de transporte. Los clientes están allí y no hay que esperar a que lleguen a nosotros, debemos ir por ellos.

Los servicios en la nube mejoran la eficiencia en la operación, se fortalece la comunicación y colaboración interna, se personaliza la experiencia del cliente, crea nuevos modelos de negocio y se mejora la movilidad urbana.

Móviles

La implementación de nuevas tecnologías y dispositivos móviles mejoran la eficiencia y reducen los costos mientras que el usuario final disfruta de viajes seguros que pueden planificar y gestionar. Los datos en tiempo real que se producen con su buena utilización facilitan la creación de servicios que mejoran la experiencia del cliente.

La correcta implementación y rápido aprendizaje en las aplicaciones por parte de conductores y operadores es un factor decisivo porque así se pueden potenciar y lograr sustraer de estas todo su alcance, los beneficios más relevantes son: extensión del uso de WIFI en usuarios, planificación de desplazamientos, optimización del servicio de transporte y soluciones para vehículos y conductores; también se pueden realizar por parte del cliente pagos móviles, se mejora el conocimiento sobre el usuario y se realiza una alianza entre información y movilidad.

Web y redes sociales

Son el gran soporte y no se deben descuidar por considerar que las anteriores son las de mayor aplicación en términos operativos. La web siempre será la casa, por eso debe representar la misma imagen de la empresa y debe apoyar a la recepción de inquietudes pero especialmente, es la base que debe dirigir todos los movimientos, allí el cliente debe encontrar todo lo que requiere, debe tener respuesta a todas sus inquietudes y siempre esta plataforma debe actualizarse y acomodarse permanentemente a todas las exigencias.

Las redes sociales deben ser no solo un apoyo sino un escenario dinámico en donde se puede y debe hacer uso de la personalización de experiencias y ofertas de servicio, en ella se puede refrescar la experiencia y familiarizarla.

Estas herramientas son actualmente la base de las operaciones de transporte pero no olvidemos que son dirigidas por personas, seres humanos cuyo trabajo jamás podrá ser remplazado.

CTA para articulos

Blog de transporte especial de pasajeros y de carga

Te invitamos a leer otros artículos relacionados, esperamos que estos textos sean de gran ayuda y nos permitan ayudarle en cualquier requerimiento que tenga respecto a servicios de transporte.